Crónica Interferencia: Des-conferencia «La música y la Academia»


I Des-conferencia «La música y la Academia»
            Comenzamos nuestra andadura con la experiencia de las des-conferencias el mismo día de Santa Cecilia, patrona de la música. Paradoja o no, de este singular formato de producción del saber nos pareció especialmente interesante la idea de invitar a la participación colectiva, promoviendo –en la medida de lo posible– la formación de otro tipo de relaciones diferentes a la clásica «conferenciante/auditorio», un propósito bien entendido por todxs lxs asistentes, quienes adoptaron un papel activo en el desarrollo de la actividad y aportaron una rica heterogeneidad de posicionamientos.
El hilo conductor de la sesión fue «La música y la academia», uno de los capítulos del conocido libro de Nicholas Cook De Madona al canto gregoriano: una muy breve introducción a la música. En él, se habla de las aportaciones y primeras reacciones que supuso la escritura y recepción norteamericana del trabajo de Joseph Kerman Contemplating Music, uno de los principales iniciadores de la (ya no tan) Nueva Musicología. En consonancia con esta temática, buena parte de la sesión estuvo dedicada a comentar algunos de los problemas que este giro epistemológico puso de manifiesto en la práctica musicológica tradicional: el por qué de la incapacidad de nuestra disciplina para plantear preguntas –y respuestas– relevantes para el resto de las humanidades, la dicotomía positivismo/perspectiva crítica, el problema de la hegemonía de la experiencia musical del compositor frente a otras posibilidades, el problema del cientificismo en las humanidades, entre otros muchos. Igualmente, como era de esperar (y de desear) la discusión también discurrió por otros derroteros, como las relaciones entre la musicología universitaria y los conservatorios, los problemas de ésta para difundir su conocimiento en la sociedad, así como el papel importante que podría jugar la gestión musical en todo este proceso.
Más allá de algunos detalles a pulir –como los fallos en la retransmisión en streaming a través de internet–, esta primera experiencia contó con un buen número participantes, diversos en cuanto a su condición y con ganas de participar. En general, estamos contentos con el clima positivo y dialógico vivido en torno a esta primer des-conferencia así que… ¡pronto volveremos con más!
Os esperamos en la próxima Interferencia, el 29 de Noviembre
Llorián García