Crónica La situación actual de la crítica musical


Un vez más, el pasado jueves la Jóven Asociación de Musicología de Asturias llevó a cabo otra de sus Interferencias Primaverales en el marco de un proyecto basado en la idea de apoyar la formación del musicólogo y crear espacios en los que compartir ideas, inquietudes y temas de actualidad, algo nada común en el mundo académico.

 Dentro de la multidisciplinariedad que siempre caracteriza nuestras actividades, y tras una actividad de asesoramiento laboral y una charla de luthería, JAM Asturias apostó por abordar uno de los ámbitos profesionales que nos es más interesante: el de la crítica musical. Para ello contó con la magnífica colaboración de Diana Díaz, becaria de investigación del Departamento de Hª del Arte y Musicología de la Universidad de Oviedo que desde el año 2006 desarrolla dicha actividad profesional desde Asturias colaborando con medios tanto provinciales como nacionales.


Su charla se caracterizó por ser realmente novedosa, al abordar el tema de la crítica musical desde una perspectiva tan plural –abordó temas económicos, sociales, etc.- que la visión resultante plasmó, indiscutiblemente, el complejo contexto en el que el crítico debe desenvolverse y realizar su ardua tarea.

El primer punto abordado fue el de El ecosistema de la prensa: cambios y consecuencias, donde se plasmaron los principales problemas que el modelo industrial de prensa lleva arrastrando desde hace mucho tiempo, crisis que se acentuó con la irrupción de los modelos de prensa digital. El desinterés de los medios por todo acontecimiento musical que no se desarrolle en las grandes ciudades españolas, el individualismo de aquellos que forman parte de los propios acontecimientos musicales –instituciones, músicos, organizadores, etc.- la lucha de los medios locales por hacerse visibles frente al poder de los poderosos medios nacionales, etc. fueron algunos de los complejos e interesantes temas que Diana Díaz desarrolló en esta parte de su charla.

La necesidad de que el periodismo musical sea liderado por expertos, y cómo al no darse esta situación el profesional de la crítica musical ve imposible vivir dignamente de su trabajo, fueron dos de las duras conclusiones finales.


La charla continuó analizando El lugar del crítico en la prensa, donde se pusieron sobre la mesa las cualidades indispensables para todo buen profesional del medio y también las características de los diferentes modelos de publicación que el crítico musical se puede encontrar según el medio en el que trabaje. Parece que, para beneficio del profesional y del lector, se va evolucionando hacia proyectos que buscan más “la calidad que la cantidad para explicar más y mejor la información”. Se buscan profesionales con estilo propio, un estilo diferente, y como experto el musicólogo se amolda a estos requerimientos.Atraer al público generando nuevas propuestas es el objetivo primordial, y Diana Díaz insistió en que “como críticos debemos insistir en la importancia de crear líneas estables de opinión en los medios”. En definitiva, la crítica musical debe luchar con las herramientas a su alcance para revalorizarse y actualizarse.

La revolución digital es un aspecto que no podía faltar. Los medios escritos han dejado hace tiempo de ser los únicos que administran la información. La audiencia tiene nuevos sistemas de comunicación y por lo tanto sus expectativas han cambiado. La redes sociales facilitan la interactividad entre los medios y las personas generando espacios más plurales.

En este punto de la conferencia los blogs tomaron parte del protagonismo, así como las Nuevas publicaciones digitales de corte especializado – “Ópera Actual”, “Revista Musical Catalana”, etc.- las Nuevas estrategias digitales y las redes sociales.

Para finalizar se llevó a cabo una Revisión de la labor del crítico musical y de las Funciones del crítico en el contexto actual. Recordamos  los discursos de T. Adorno sobre la amenaza que la sociedad de masas supondría para  la cultura aunque la postura actual es más conciliadora y Diana Díaz se preguntó cuál es la razón de ser de la crítica: orientar al público y analizar y valorar la aportación de artistas e intérpretes, con lo que el crítico influye tanto a nivel estético como económico al desempeñar su labor.

Las posturas de Román de la Calle (1983) sobre las funciones del crítico y los modelos para la crítica de Marc Jiménez (1997) pusieron la guinda a una charla muy intensa que a todos los presentes se nos hizo corta.
¿La información pierde valor en la red?
¿Publicar en un medio de gran tirada legitima más el discurso?
¿La prensa local es un oasis para desarrollar la crítica musical?

Éstas y más preguntas fueron debatidas al final de una conferencia que no dejó indiferente a nadie.

Sheila Martínez Díaz.