Crónica: Los comienzos del Rock en asturiano en Asturias


El pasado jueves dos de mayo tuvo lugar la cuarta Interferencia organizada por JAM Asturias, que tuvo como protagonista a Xulio Elipe Raposo, fundador del grupo Dixebra, llevando por título Los comienzos del Rock en asturiano en Asturies.

Xune se mostró como una figura realmente versátil, donde una carrera prolífica y ecléctica pone de relieve su idiosincrásico carácter y praxis a la hora de abordar muy diversos temas. Siendo Graduado Social, podemos decir que Xune deja tras de sí una gran estela, tanto en el mundo de los medios de comunicación (radio, televisión, prensa, revistas…), como creador del sello Discos L’Aguañaz, o siendo el fundador y líder del grupo Dixebra.

Xune realizó un trabajo excelente, ya que fue capaz de sumergirnos en el tema apenas comenzados unos segundos. Con pasión, sapiencia y experiencia, el ponente realizó un sucinto repaso de la situación socio política y cultural tanto a nivel europeo, como español como del país. Centrándose con más dedicación y ahínco en el panorama de la música reivindicativa que asolaba Europa y España tras la Transición, se centró en el punk británico de finales de los 70, que articularía el estilo y serviría de germen para la creación de grupos musicales de rock españoles y de Dixebra con posteridad.



 “Mientras Alaska y los Pegamoides “querían ser un bote de Colón”, Xune ya vislumbraba a grupos como Kortatu, con una mayor conciencia social siendo conscientes de que “Hay algo aquí que va mal”. Los asturianos se vieron imbuidos en un ambiente donde primaba el pesimismo, ya que una serie de sucesos acarrearon problemas de empleo a familias enteras, siendo la zona de Avilés una de las más perjudicadas por una potente Ensidesa, que relegaba a la pequeña fábrica a un segundo plano. Dixebra surgió en un momento en el que las palabras de lucha, denuncia y protesta respecto a la situación autóctona parecían fluir sin dificultad alguna. Dixebra supuso el gran paso para el rock del país debido al uso de la llingua asturiana como vehículo de mensajes, en un principio con gran carga política. Con el paso del tiempo, el grupo utilizaría la llingua no sólo para tratar temas de la sociedad y política asturianos, sino que abriría el espectro hacia temas más universales, como pueden ser la religión, economía o emigración.

Autogestionándose y sin muchos recursos, Dixebra supo salir a flote, a pesar de su carencia de conocimientos musicales en un principio, de las censuras sufridas, o la lucha por abrirse camino entre un público que sólo relacionaba la música asturiana con el “celtismo”. Con gran orgullo, hoy Asturies puede presumir de tener en su seno a un grupo que lleva veintiséis años triunfando, tanto a nivel del país, España, como internacionalmente.




Toya Solís